Purificar piedras con agua y sal

Purificar piedras con agua y sal

Qué cristales no pueden limpiarse en agua salada

Cuando los cristales curativos interactúan con otros cristales, objetos y seres humanos, sus vibraciones se reflejan en ellos. Los cristales pueden absorber las energías del entorno, y no necesitas que las vibraciones no deseadas lleguen con tu nueva piedra, así que límpialos en cuanto llegues a casa o en cuanto los recibas si has hecho tu pedido online.
Se ha observado que cuando la gente usa o lleva cristales, a veces la piedra se decolora. La explicación esotérica es que un aura desequilibrada emite vibraciones de baja frecuencia que afectan a la vibración de los cristales, sintonizándolos. Según la explicación esotérica, el cambio en la vibración de las partículas elementales afecta a la estructura del cristal, por lo que su color y vibración pueden cambiar.
Hay varias formas sencillas de limpiar tus cristales o productos de cristal. El método que elijas no debe depender sólo de cuál es el más fácil para ti. También debes tener en cuenta la estructura y las propiedades de la piedra.
Algunos cristales y minerales no pueden limpiarse con agua porque son solubles en agua. Otros cristales cambian de color cuando se exponen a la luz solar directa. Los siguientes métodos pueden utilizarse para todos los tipos de minerales:

Retroalimentación

Los cristales son muy eficaces en la curación porque pueden recoger o absorber energías negativas sutiles, desequilibrios y desechos psíquicos y eliminarlos en tu nombre.    Sin embargo, el inconveniente es que luego pueden sobrecargarse y necesitan ser purificados de vez en cuando. Al igual que te sientes mejor después de un baño o unas vacaciones refrescantes, tus cristales también necesitan un viaje regular al «spa» de cristales.
Puedes elegir un método que se adapte a tu entorno, a tus preferencias personales y al clima. Y puedes cambiar tu rutina de limpieza y ver qué es lo que mejor te funciona. Haz que tu Ritual de Limpieza con Cristales sea especial para ti también y disfruta de la experiencia. Asegúrate de manifestar tu intención de que las piedras se limpien de las energías recogidas durante el proceso de curación y bendícelas con un sentimiento de gratitud y asombro.
Aunque el agua es un maravilloso limpiador para los seres humanos, ten cuidado al utilizarla con tus piedras, ya que puede dañar los cristales delicados o blandos. El agua funciona mejor con las piedras pulidas, nunca con las piedras ásperas o naturales ni con las geodas. Utiliza métodos como la luz de la luna o el humo para los cristales ásperos o delicados.

Malaquita

Los cristales son muy eficaces en la curación porque pueden recoger o absorber energías negativas sutiles, desequilibrios y desechos psíquicos y eliminarlos en tu nombre.    Sin embargo, el inconveniente es que luego pueden sobrecargarse y necesitan ser purificados de vez en cuando. Al igual que te sientes mejor después de un baño o unas vacaciones refrescantes, tus cristales también necesitan un viaje regular al «spa» de cristales.
Puedes elegir un método que se adapte a tu entorno, a tus preferencias personales y al clima. Y puedes cambiar tu rutina de limpieza y ver qué es lo que mejor te funciona. Haz que tu Ritual de Limpieza con Cristales sea especial para ti también y disfruta de la experiencia. Asegúrate de manifestar tu intención de que las piedras se limpien de las energías recogidas durante el proceso de curación y bendícelas con un sentimiento de gratitud y asombro.
Aunque el agua es un maravilloso limpiador para los seres humanos, ten cuidado al utilizarla con tus piedras, ya que puede dañar los cristales delicados o blandos. El agua funciona mejor con las piedras pulidas, nunca con las piedras ásperas o naturales ni con las geodas. Utiliza métodos como la luz de la luna o el humo para los cristales ásperos o delicados.

Limpieza de cristales con sal

Los cristales requieren una limpieza para poder reflejarse con claridad. El propósito de limpiar tus cristales y piedras es que vuelvan a su estado original. Limpiar intencionalmente tus cristales restablece su energía, de vuelta a la frecuencia vibratoria que tenía en el momento en que se formó en la Tierra.
Hay muchos métodos para limpiar tus cristales, y no hay una manera correcta o incorrecta de limpiar, lo más importante es tu intención enfocada. Cuanto más te familiarices con tus cristales, más intuitivamente sabrás qué manera(s) funciona(n) mejor para ti.
Llena un cuenco con agua y coloca tus piedras suavemente en el cuenco. Se recomienda utilizar cuencos de cristal. Déjalo durante 24 horas o el tiempo que consideres necesario. Puedes dejar el cuenco junto a una ventana o incluso en el exterior. La luz de la luna ayuda a la limpieza y la luz del sol carga y activa. Cuando termine la limpieza, deseche el agua y lave el cuenco.
Otra forma de limpieza es llevar los cristales a un arroyo natural, río, lago, océano, cualquier cuerpo de agua natural al que tengas acceso. Deja que las piedras se asienten en el agua y déjalas durante el tiempo que consideres necesario.

Entradas relacionadas