La actividad especifica aumenta al purificar proteina

La actividad especifica aumenta al purificar proteina

Fórmula de rendimiento de la purificación

Después de cada paso de purificación, se espera que los tipos de proteínas que existen en la solución disminuyan, mientras que se espera que su actividad específica aumente. Estas dos cualidades son deseables porque el experimento realizado con una muestra de proteína pura da un resultado más cuantificable. Un método utilizado para comprobar la pureza de la muestra es el uso de una forma de electroforesis en gel, como la SDS PAGE o la PAGE nativa.
La purificación también puede evaluarse cuantitativamente midiendo la proteína total, la actividad total, la actividad específica, el rendimiento y el nivel de purificación. La proteína total es la cantidad de proteína presente en una fracción y puede determinarse midiendo la concentración de proteína de una parte de cada fracción y multiplicándola por el volumen total de la fracción. La actividad total se mide por la actividad enzimática en el volumen de la fracción utilizada en el ensayo multiplicada por el volumen total de la fracción. La actividad específica es la actividad total dividida por la proteína total. El rendimiento es la cantidad de actividad retenida después de cada paso de purificación. El nivel de purificación es el aumento de la pureza que puede medirse después de cada paso de purificación dividiendo su actividad específica por la actividad específica del extracto inicial.

Por qué aumenta la actividad específica en la purificación

La purificación de proteínas es una serie de procesos destinados a aislar una o unas pocas proteínas de una mezcla compleja, normalmente células, tejidos u organismos enteros. La purificación de proteínas es vital para la especificación de la función, la estructura y las interacciones de la proteína de interés. El proceso de purificación puede separar las partes proteicas y no proteicas de la mezcla, y finalmente separar la proteína deseada de todas las demás. La separación de una proteína de todas las demás suele ser el aspecto más laborioso de la purificación de proteínas. Los pasos de separación suelen aprovechar las diferencias de tamaño de las proteínas, sus propiedades físico-químicas, su afinidad de unión y su actividad biológica. El resultado puro puede denominarse aislado proteico.
La purificación de proteínas puede ser preparatoria o analítica. Las purificaciones preparatorias tienen como objetivo producir una cantidad relativamente grande de proteínas purificadas para su posterior uso. Los ejemplos incluyen la preparación de productos comerciales como las enzimas (por ejemplo, la lactasa), las proteínas nutricionales (por ejemplo, el aislado de proteína de soja) y ciertos productos biofarmacéuticos (por ejemplo, la insulina). La purificación analítica produce una cantidad relativamente pequeña de una proteína para diversos fines de investigación o análisis, como la identificación, la cuantificación y el estudio de la estructura, las modificaciones postraduccionales y la función de la proteína. La pepsina y la ureasa fueron las primeras proteínas purificadas hasta el punto de poder ser cristalizadas[2].

Purificación de proteínas

La purificación de proteínas es una serie de procesos destinados a aislar una o unas pocas proteínas de una mezcla compleja, normalmente células, tejidos u organismos enteros. La purificación de proteínas es vital para la caracterización de la función, la estructura y las interacciones de la proteína de interés. El proceso de purificación puede separar las partes proteicas y no proteicas de la mezcla, y finalmente separar la proteína deseada de todas las demás. La separación de una proteína de todas las demás suele ser el aspecto más laborioso de la purificación de proteínas. Los pasos de separación suelen aprovechar las diferencias de tamaño de las proteínas, sus propiedades físico-químicas, su afinidad de unión y su actividad biológica. El resultado puro puede denominarse aislado proteico.
La purificación de proteínas puede ser preparatoria o analítica. Las purificaciones preparatorias tienen como objetivo producir una cantidad relativamente grande de proteínas purificadas para su posterior uso. Los ejemplos incluyen la preparación de productos comerciales como las enzimas (por ejemplo, la lactasa), las proteínas nutricionales (por ejemplo, el aislado de proteína de soja) y ciertos productos biofarmacéuticos (por ejemplo, la insulina). A menudo se llevan a cabo varios pasos de purificación preparatoria para eliminar los biproductos, como las proteínas de las células huésped, que suponen una amenaza potencial para la salud del paciente. La purificación analítica produce una cantidad relativamente pequeña de una proteína para diversos fines de investigación o análisis, como la identificación, la cuantificación y los estudios de la estructura, las modificaciones postraduccionales y la función de la proteína. La pepsina y la ureasa fueron las primeras proteínas purificadas hasta el punto de poder ser cristalizadas.

Aislamiento y purificación de proteínas pdf

Una clase importante de aditivos son los inhibidores de la proteasa. En general, la disrupción celular conduce a la liberación de enzimas proteolíticas que podrían reducir el rendimiento global. Para controlar esta proteólisis indeseable puede ser necesario añadir un cóctel de inhibidores de proteasa a la suspensión celular. Dado que muchos de estos compuestos no son muy estables en soluciones acuosas, es importante añadirlos al tampón de lisis a partir de una solución madre en un disolvente orgánico (metanol, etanol, isopropanol o DMSO) inmediatamente antes de su uso.
La adición de inhibidores de la proteasa depende en gran medida del huésped utilizado y los compuestos sugeridos se enumeran en la tabla siguiente. Si los resultados no son satisfactorios, deben realizarse cambios o añadirse al tampón de lisis.

Entradas relacionadas