Dosis de detergente para fumigar plantas

Dosis de detergente para fumigar plantas

Agua y jabón de alcohol para plantas

La primera línea de defensa, si una planta no está muy afectada por las plagas, es recoger los bichos, babosas y caracoles de la planta y aplastarlos. Las plagas aún no han desarrollado una resistencia a este tipo de control.
Las plagas como los ácaros suelen ser más graves en las plantas de las casas con calefacción durante el invierno, cuando el aire es seco y no hay enemigos naturales que las mantengan bajo control. Aumentar la humedad ambiental mediante bandejas de humedad, platillos con guijarros húmedos colocados debajo de cada planta o incluso un humidificador de habitación puede ayudar.
En el caso de los ácaros, pulgones, cochinillas y otros insectos, un cepillado suave o un chorro de agua pueden matarlos y desalojarlos de las plantas. Lavar regularmente el follaje a fondo con agua jabonosa, limpiando cada hoja y aclarando con un pulverizador de fregadero es una forma de reducir las poblaciones.
El remojo es una tercera forma de utilizar el agua para combatir los insectos. Sumerge por completo la maceta y el sustrato de la planta afectada en un cubo de agua durante toda la noche para desalojar a las hormigas, cucarachas, chinches y chinches de la tierra.
Empapa un bastoncillo de algodón en alcohol isopropílico (de frotar) al 70 % y pásalo por las escamas, cochinillas, ácaros y pulgones de las orquídeas. El alcohol disuelve la cubierta de cera del insecto y es una buena herramienta para llegar a las plagas que se esconden en las vainas y grietas de las hojas. Preste especial atención al nervio central, a las demás nervaduras y a los bordes de las hojas. Repita el tratamiento a intervalos de siete a diez días para eliminar las sucesivas generaciones.

El jabón para platos matará a los salivazos

Cuando se muele, estos diminutos trozos de esqueleto oceánico son muy afilados y producen el efecto de muchas cuchillas de afeitar en miniatura en el sistema respiratorio de cualquier insecto o bicho pequeño que lo inhale. También provoca la desecación de las membranas mucosas de los orificios respiratorios y los pulmones de los bichos.
Es eficaz contra las babosas, los escarabajos, los gusanos, las pulgas, los ácaros y la mayoría de las arañas e insectos, pero no es muy preocupante para las criaturas más grandes. Debido a que las partículas son tan pequeñas, la DE es segura para usar alrededor de otros animales salvajes, niños y mascotas.
Mi marido lleva consigo un recipiente reciclado de polvo para limpiar alfombras que utiliza para espolvorear cantidades abundantes de tierra de diatomeas en las plantas de nuestro jardín que son más susceptibles de sufrir daños por parte de los insectos.
La tierra de diatomeas debe volver a aplicarse después de cada lluvia o rocío fuerte para que sea eficaz. Es importante recordar que la tierra de diatomeas húmeda no tiene el efecto secante y cortante que se necesita para que funcione contra las plagas.
Es importante tener en cuenta que la tierra de diatomeas «de calidad alimentaria» es el único tipo apropiado para su uso en jardines y alrededor de mascotas y niños. Hay otros tipos que pueden contener contaminantes que son perjudiciales si se inhalan o se ingieren.

Experimento con agua jabonosa en las plantas

Sin embargo, las plagas y enfermedades pueden plantear problemas importantes tanto a los jardineros experimentados como a los primerizos. En lugar de echar mano de ese frasco de pesticida que tiene toxinas que pueden causar impactos indeseables tanto en los seres humanos como en las plantas, hay muchos remedios caseros más seguros que puedes utilizar. Además de los más conocidos sprays de ajo y guindilla, siga leyendo para conocer algunos remedios caseros para su jardín.
Los jabones se citan a menudo como una gran forma de control de plagas. Por lo general, los jabones actúan asfixiando a los insectos con los que entran en contacto y disolviendo sus exoesqueletos, lo que hace que puedan secarse. Son especialmente eficaces contra la mayoría de las plagas pequeñas que chupan la savia, como los pulgones, las cochinillas, los ácaros y las cochinillas, y son mucho menos nocivos que los pesticidas convencionales, ya que son inocuos para la piel y se eliminan fácilmente con el agua de lluvia.
Si las enfermedades fúngicas son más preocupantes en su jardín, puede considerar probar el polvo de hornear. El polvo de hornear, compuesto por bicarbonato de sodio, que es una sustancia alcalina, es capaz de crear condiciones de pH que actúan como preventivo de las enfermedades fúngicas. Basta con disolver una cucharadita de bicarbonato de sodio en un litro de agua y aplicar la solución a ambos lados de las hojas de la planta. Se sabe que el bicarbonato de sodio es muy eficaz para prevenir el oídio que suele infectar las hojas del Dedo de la Dama (Abelmoschus esculentus) y del Pepino (Cucumis sativus).

Lavar las plantas con agua jabonosa

El insecticida de aceite de neem suele ser una gran solución si los insectos, ácaros u hongos molestan a tus plantas. El aceite de neem se extrae de las semillas obtenidas de los árboles de neem. Además de su uso como insecticida orgánico en spray, se ha utilizado con fines medicinales y en la industria cosmética. A los jardineros ecológicos les encanta que el aceite sea seguro de usar: No daña a los seres humanos ni a los animales, y es seguro incluso para la mayoría de la fauna silvestre, ya que sus propiedades insecticidas están dirigidas a plagas específicas que dañan las plantas del jardín.
Pulverice el aceite de neem sobre el follaje por la mañana o por la noche, cuando los insectos beneficiosos están inactivos y no se alimentan ni polinizan. Evite utilizar el spray en las horas centrales del día, cuando el sol y el calor podrían quemar el follaje rociado. Muchos pesticidas sólo pueden utilizarse en determinados momentos de la temporada, pero el aceite de neem puede utilizarse durante toda la temporada de siembra. El aceite de neem es eficaz en cualquier momento de la temporada porque afecta a los insectos durante todas las fases de su desarrollo.
The Spruce utiliza sólo fuentes de alta calidad, incluyendo estudios revisados por pares, para apoyar los hechos dentro de nuestros artículos. Lea nuestro proceso editorial para saber más sobre cómo comprobamos los hechos y mantenemos nuestro contenido preciso, fiable y digno de confianza.

Entradas relacionadas