Trabajar cerca llama esterilizar microbiología

Trabajar cerca llama esterilizar microbiología

Comentarios

IntroducciónEn los Estados Unidos, cada año se realizan aproximadamente 46,5 millones de procedimientos quirúrgicos y procedimientos médicos aún más invasivos, entre los que se incluyen aproximadamente 5 millones de endoscopias gastrointestinales.  2Cada procedimiento implica el contacto de un dispositivo médico o un instrumento quirúrgico con el tejido estéril o las membranas mucosas del paciente. Uno de los principales riesgos de todos estos procedimientos es la introducción de agentes patógenos que pueden provocar una infección. El hecho de no desinfectar o esterilizar adecuadamente el equipo no sólo conlleva el riesgo de romper las barreras del huésped, sino también el riesgo de transmisión de persona a persona (por ejemplo, el virus de la hepatitis B) y la transmisión de patógenos ambientales (por ejemplo, Pseudomonas aeruginosa).
La desinfección y la esterilización son esenciales para garantizar que el instrumental médico y quirúrgico no transmita patógenos infecciosos a los pacientes. Dado que no es necesaria la esterilización de todos los artículos de atención al paciente, las políticas de atención sanitaria deben identificar, principalmente sobre la base del uso previsto de los artículos, si está indicada la limpieza, la desinfección o la esterilización.

Tipos de esterilización en microbiología

Jenny es una agente inmobiliaria de 46 años que recientemente se sometió a una colecistectomía (cirugía para eliminar los dolorosos cálculos biliares). La operación se realizó por laparoscopia con la ayuda de un duodenoscopio, un endoscopio especializado que permite a los cirujanos ver el interior del cuerpo con la ayuda de una cámara diminuta. Al volver a casa del hospital, Jenny presentó dolor abdominal y fiebre alta. También experimentó una sensación de ardor al orinar y notó sangre en la orina. Informó a su cirujano de estos síntomas, según sus instrucciones postoperatorias.
Para evitar la propagación de enfermedades humanas, es necesario controlar el crecimiento y la abundancia de microbios en el interior o en la superficie de diversos objetos utilizados con frecuencia por los seres humanos. Los objetos inanimados, como pomos de puertas, juguetes o toallas, que pueden albergar microbios y contribuir a la transmisión de enfermedades, se denominan fómites. Hay dos factores que influyen en gran medida en el nivel de limpieza requerido para un fómites concreto y, por tanto, en el protocolo elegido para alcanzar dicho nivel. El primer factor es la aplicación para la que se utilizará el artículo. Por ejemplo, las aplicaciones invasivas que requieren la inserción en el cuerpo humano requieren un nivel de limpieza mucho mayor que las aplicaciones que no lo requieren. El segundo factor es el nivel de resistencia al tratamiento antimicrobiano por parte de posibles patógenos. Por ejemplo, los alimentos conservados mediante enlatado suelen contaminarse con la bacteria Clostridium botulinum, que produce la neurotoxina que causa el botulismo. Dado que la C. botulinum puede producir endosporas que pueden sobrevivir a condiciones duras, es necesario utilizar temperaturas y presiones extremas para eliminar las endosporas. Otros organismos pueden no requerir medidas tan extremas y pueden ser controlados mediante un procedimiento como el lavado de la ropa en una lavadora.

Qué es la esterilización

La esterilización en autoclave es el método más eficaz para esterilizar los equipos de laboratorio, especialmente los productos de manipulación de líquidos, con el fin de eliminar las bacterias, los virus, los hongos y las esporas nocivas. El proceso de esterilización en autoclave aprovecha el fenómeno de que el punto de ebullición del agua (o del vapor) aumenta cuando se encuentra bajo alta presión. Se realiza en una máquina conocida como Autoclave donde se aplica alta presión con una temperatura recomendada de 250°F (121°C) durante 15-20 minutos para esterilizar el equipo. El autoclave o esterilizador de vapor se utiliza en varias industrias, como la medicina, la odontología, la microbiología y la veterinaria.
El digestor de vapor, ahora comúnmente conocido como olla a presión, fue inventado por el médico francés Denis Papin alrededor de 1681 para la preparación de alimentos. El autoclave fue reinventado para uso médico y científico por Charges Chamberland en 1879.
Finalmente, la tecnología moderna de autoclaves se introdujo con el primer esterilizador de vapor a presión en 1933, que controlaba el rendimiento de la esterilización midiendo la temperatura en la cámara. Con el paso del tiempo, se introdujeron muchas tecnologías, como los ciclos de prevacío en 1958, y la presión-impulso de vapor en 1987, con una versión mejorada del autoclave.

Autoclave

Muchos de los microorganismos con los que trabajaremos en el laboratorio son patógenos conocidos. Una técnica aséptica adecuada y apropiada es de vital importancia para la seguridad de todo el personal de laboratorio; también es esencial para completar con éxito la parte de laboratorio de esta clase. Las habilidades y la conciencia que desarrolle practicando la técnica aséptica se trasladarán a su carrera como profesional de la salud. Muchos de nuestros ex alumnos comentan que esto es lo más importante que aprendieron en el laboratorio.
En este laboratorio aprenderá los procedimientos microbiológicos estándar apropiados para las precauciones del Nivel de Bioseguridad (BSL) 1 y del Nivel de Bioseguridad (BSL) 2. Seguimos las directrices de seguridad establecidas por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La documentación completa está disponible en el sitio web del CDC.
La técnica aséptica implica el desarrollo tanto de la destreza manual en la manipulación segura de los microorganismos como de la destreza mental en la reflexión sobre lo que se está haciendo con el microorganismo. En este laboratorio aprenderás a:

Entradas relacionadas