Pautas para correcta esterilizar vidrio por calor seco

Pautas para correcta esterilizar vidrio por calor seco

Equipos de esterilización por calor seco

La esterilización por calor seco de un artículo es una de las primeras formas de esterilización que se practican. Utiliza aire caliente libre de vapor de agua o con muy poca cantidad, donde esta humedad juega un papel mínimo o nulo en el proceso de esterilización[1][2].
El proceso de esterilización por calor seco se lleva a cabo por conducción; es decir, el calor es absorbido por la superficie exterior de un artículo y luego pasa al interior de la siguiente capa. Finalmente, todo el artículo alcanza la temperatura adecuada necesaria para lograr la esterilización. El tiempo y la temperatura adecuados para la esterilización por calor seco son 160 °C (320 °F) durante 2 horas o 170 °C (340 °F) durante 1 hora o, en el caso de los esterilizadores de aire caliente de alta velocidad, 190 °C (375 °F) durante 6 a 12 minutos[3].
Un horno de convección mecánica contiene un soplador que impulsa activamente el aire caliente por todas las zonas de la cámara. El flujo creado por el soplador garantiza temperaturas uniformes y la transferencia equitativa de calor en toda la carga. Por esta razón, el horno de convección mecánica es el más eficiente de los dos procesos.

Métodos de esterilización de la cristalería

Esterilización por calor secoKathy acaba de empezar a trabajar en un hospital en el departamento de control de infecciones. Está conociendo los procesos de descontaminación de la sala de operaciones en lo que respecta al equipo. Kathy quiere asegurarse de que el equipo funciona correctamente y de que las tasas de infección disminuyen. Hoy está investigando los procedimientos de esterilización por calor seco. La esterilización por calor seco utiliza altas temperaturas para eliminar los microorganismos y las esporas bacterianas. Otro tipo de esterilización por calor utiliza el calor húmedo. Ambos son aceptables y se utilizan para esterilizar diferentes tipos de equipos. La esterilización por calor seco requiere temperaturas más altas y tiempos de exposición más largos que la esterilización por calor húmedo. Las recomendaciones son:
La esterilización por calor seco se utiliza en artículos que no pueden mojarse y para artículos de vidrio, aceites, polvos, instrumentos de metal y artículos envueltos en papel. Hay varios tipos de esterilización por calor seco, como por ejemplo: Kathy está revisando el proceso de esterilización de equipos médicos reutilizables en el quirófano, por lo que se centra en el uso del horno de aire caliente.

Esterilización

El calor seco se utiliza principalmente para esterilizar instrumentos y piezas de vidrio e instrumentos resistentes al calor. La transferencia de calor por calor seco es menos eficaz que por vapor saturado sin aire, porque el vapor es capaz de transportar el calor más rápidamente que por condensación sólo de aire. Además, las proteínas pueden desnaturalizarse más fácilmente en un entorno húmedo que en uno seco. Esta es la razón por la que se necesitan temperaturas más altas y tiempos más largos en el calor seco en comparación con los procesos de esterilización por vapor. La esterilización por calor seco se lleva a cabo en una cámara cerrada. Las cámaras más grandes funcionan con circulación forzada de aire, por ejemplo, un ventilador hace circular el aire para generar una temperatura constante y un intercambio de calor más rápido. Según las farmacopeas y las recomendaciones de la OMS, la temperatura debe estar entre 150 y 250°C con un tiempo de esterilización entre 30 y 180 minutos. Se recomiendan los siguientes parámetros de proceso debido a la sensibilidad al calor de los productos que se esterilizan:

Los artículos de vidrio se esterilizan en

La esterilización por calor seco de un artículo es una de las primeras formas de esterilización que se practican. Utiliza aire caliente libre de vapor de agua o con muy poca cantidad, donde esta humedad juega un papel mínimo o nulo en el proceso de esterilización[1][2].
El proceso de esterilización por calor seco se lleva a cabo por conducción; es decir, el calor es absorbido por la superficie exterior de un artículo y luego pasa al interior de la siguiente capa. Finalmente, todo el artículo alcanza la temperatura adecuada necesaria para lograr la esterilización. El tiempo y la temperatura adecuados para la esterilización por calor seco son 160 °C (320 °F) durante 2 horas o 170 °C (340 °F) durante 1 hora o, en el caso de los esterilizadores de aire caliente de alta velocidad, 190 °C (375 °F) durante 6 a 12 minutos[3].
Un horno de convección mecánica contiene un soplador que impulsa activamente el aire caliente por todas las zonas de la cámara. El flujo creado por el soplador garantiza temperaturas uniformes y la transferencia equitativa de calor en toda la carga. Por esta razón, el horno de convección mecánica es el más eficiente de los dos procesos.

Entradas relacionadas