Ollas para esterilizar conservas

Ollas para esterilizar conservas

Etapas del proceso de elaboración de conservas

A la hora de preparar conservas, una de las primeras preguntas que pueden surgir es qué tipo de recipiente utilizar. No sólo por cuestiones técnicas y sanitarias, sino también por la imagen de marca del producto. En cualquier caso, debemos utilizar envases herméticos que permitan someter las conservas a un proceso de esterilización mediante autoclave para destruir todas las bacterias, incluidas sus esporas, sin alterar significativamente las características organolépticas y nutricionales del producto original. Además, hacer bien este proceso nos permitirá cumplir con la normativa de Seguridad Alimentaria y también saltarnos la cadena de distribución en frío.
Actualmente, existen en el mercado multitud de envases alimentarios aptos para el autoclave y que cumplen con la legislación vigente en materia de seguridad e higiene. Lo que es de vital importancia es que todos ellos deben estar fabricados con materiales que soporten las temperaturas de esterilización.
Los tarros, botellas y frascos de vidrio son muy utilizados en el envasado de alimentos, especialmente en aquellas marcas que quieren transmitir una imagen casera o artesanal de alta calidad. Es especialmente recomendable para las conservas gourmet.

Proceso de enlatado comercial

El enlatado es un método importante y seguro para conservar los alimentos.  Los alimentos enlatados manufacturados, como las salsas, las alubias, las lentejas, las pastas, el atún, las verduras y las frutas, son básicos en la despensa.  Los productos enlatados y en tarro tienen una larga vida útil, pero las normas de seguridad alimentaria siguen siendo aplicables.  Sigue leyendo para saber más sobre cómo mantener los alimentos seguros en los estantes de tu cocina.
Los tarros o las latas se calientan a una temperatura lo suficientemente alta como para destruir los microorganismos que podrían causar el deterioro de los alimentos y/o las enfermedades transmitidas por ellos. El proceso de calentamiento también elimina el aire del producto y crea un vacío.  Este vacío ayuda a evitar la recontaminación por microorganismos dañinos.
Cuando elija productos enlatados o en tarro, tómese un momento para comprobar la calidad del envase.  No compre tarros o latas que estén abollados, con fugas, agrietados o con tapas abultadas.  Evite las latas que tengan polvo o las etiquetas rotas; esto puede significar que han estado mucho tiempo en la estantería.
Los fabricantes de alimentos suelen recomendar que los productos enlatados no se conserven más de un año para obtener la mejor calidad.  Los productos de tomate, las frutas enlatadas y otros alimentos de alta acidez deben utilizarse en un plazo de 18 meses.  Los alimentos poco ácidos (como las verduras enlatadas) tienen una vida útil de 2 a 5 años.

Cómo esterilizar las tapas de los tarros de cristal

Sea cual sea el motivo -la nostalgia, el ahorro o el deseo de consumir productos locales durante todo el año-, la conservación de alimentos ha vuelto a ser una actividad importante. Pero antes de desempolvar esas recetas de encurtidos y mermeladas, aquí tienes unas cuantas pautas básicas que debes poner en práctica. Señoras y señores, ¡a sus tarros!
El enlatado detiene el deterioro natural de los productos para conservar su sabor y mantenerlos seguros. Suena complicado y tal vez un poco arriesgado, ¿verdad? No lo es en absoluto, siempre que se cuente con la técnica adecuada y el equipo apropiado.
Es importante utilizar únicamente tarros fabricados específicamente para el enlatado, que están disponibles en varios tamaños (normalmente 125 ml, 250 ml, 500 ml y 1 litro). Y mientras no estén agrietados o astillados, son reutilizables.
La tapa plana en forma de disco (a diferencia del anillo metálico) es lo que crea un sellado perfecto al vacío. Durante el tratamiento térmico, el compuesto rojo de sellado se ablanda y se adhiere al borde del tarro, dejando una huella. Por ello, las tapas de los tarros sólo sirven para un único tratamiento térmico y no son reutilizables.

Qué es el enlatado en la conservación de alimentos

Un enlatador de agua hirviendo es un dispositivo de cocina que le permite esterilizar de forma segura los alimentos enlatados o en conserva para que pueda estar seguro de su capacidad de mantenerse bien sin refrigeración. Hay un par de tipos. Algunos estilos cuentan con una olla y una rejilla de alambre o metal que puede albergar varios tarros de albañilería o de vidrio. Otros se refieren simplemente a la rejilla metálica, que puede colocarse en cualquier olla grande para hervir y así matar cualquier bacteria que pueda estar presente en los tarros o sus tapas.
Cuando se han llenado los tarros con cualquier tipo de alimento que se desee enlatar, como mermelada, encurtidos o chucrut, se colocan los tarros en la rejilla y luego en la olla. El agua se vierte en el enlatador y debe cubrir los tarros al menos 2,54 cm. Cada tipo de comida enlatada tendrá diferentes recomendaciones para el tiempo de ebullición necesario. Puede consultar los libros de cocina actualizados con recetas de conservas para conocer las recomendaciones más seguras.
Una vez que el agua hirviendo esteriliza el exterior de los tarros, se sacan y se dejan enfriar antes de guardarlos. Muchas personas también utilizan el enlatador de agua hirviendo para esterilizar los tarros antes de llenarlos con los alimentos que quieren conservar. Se trata de una idea excelente, ya que las bacterias presentes en los tarros pueden provocar el deterioro de los alimentos incluso si se hierven después de haberlos sellado.

Entradas relacionadas