Esterilizar productos sanitarios manipulacion

Esterilizar productos sanitarios manipulacion

Autoclave

Los dispositivos médicos se esterilizan de diversas maneras, entre las que se incluyen el uso de calor húmedo (vapor), calor seco, radiación, gas de óxido de etileno, peróxido de hidrógeno vaporizado y otros métodos de esterilización (por ejemplo, gas de dióxido de cloro, ácido peracético vaporizado y dióxido de nitrógeno). La esterilización por óxido de etileno es un importante método de esterilización que los fabricantes utilizan ampliamente para mantener la seguridad de los dispositivos médicos. Obtenga más información sobre los métodos de esterilización en la sección Presentación y revisión de la información sobre esterilidad en la notificación previa a la comercialización (510(k)) Submissions for Devices Labeled as Sterile Guidance (PDF – 386kb).
Para muchos productos sanitarios, la esterilización con óxido de etileno puede ser el único método que esteriliza eficazmente y no daña el producto durante el proceso de esterilización. Los dispositivos médicos fabricados con ciertos polímeros (plástico o resina), metales o vidrio, o que tienen múltiples capas de embalaje o lugares de difícil acceso (por ejemplo, catéteres) son susceptibles de ser esterilizados con óxido de etileno.
La literatura muestra que alrededor del cincuenta por ciento1,2,3 de todos los dispositivos médicos estériles en los Estados Unidos se esterilizan con óxido de etileno. Los tipos de dispositivos que se esterilizan con óxido de etileno van desde los utilizados en las prácticas sanitarias generales (por ejemplo, los apósitos para heridas) hasta los más especializados utilizados para tratar zonas específicas del cuerpo (por ejemplo, los stents).

Política de limpieza y desinfección de equipos médicos

La selección de un método de esterilización para un producto depende de muchas variables, como la composición del material, la compatibilidad con la tecnología, el tipo de microorganismo y la carga biológica. Imagen por cortesía de E-Beam Services Inc.
La necesidad de materiales esterilizados sigue siendo crítica, ya que las infecciones adquiridas en los hospitales siguen siendo responsables de hasta 1,7 millones de infecciones y 99 mil muertes asociadas al año en los Estados Unidos1, como revelan las estimaciones de los Centros de Control de Enfermedades. Además, la demanda de esterilización sigue creciendo a medida que entran en el mercado nuevos dispositivos médicos y productos de un solo uso.
Se calcula que alcanzará los 8.430 millones de dólares en los próximos cinco años2, y el mercado de la esterilización a nivel mundial se desglosa en un 50% de óxido de etileno (OE), un 40,5% de radiación gamma, un 4,5% de haz de electrones y un 5% de otras tecnologías, y está dominado por Estados Unidos, Europa y Asia, según la Asociación Internacional de Irradiación3.
Sin embargo, la reciente preocupación por las emisiones peligrosas de la OE ha disminuido la aceptación del público y ha llevado al cierre de una planta de procesamiento de OE en Illinois, y a otra que está previsto que cese sus actividades a finales de este año en Michigan4. Dada la importante cuota de mercado que ocupa la OE, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) declaró que alrededor de 600 dispositivos médicos5 y más de 100 fabricantes se verán afectados por la falta de disponibilidad de la tecnología6. En abril, algunos productos ya no estaban disponibles, como las cánulas de traqueotomía7.

Esterilización

ISO 17664 – Procesamiento de productos sanitariosEl título de la norma DIN EN ISO 17664:2018 es «Procesamiento de productos sanitarios – Información que debe proporcionar el fabricante de productos sanitarios para el procesamiento de productos sanitarios».
Definición: reprocesamiento»»Reprocesamiento» significa un proceso llevado a cabo en un producto usado para permitir su reutilización segura, incluyendo la limpieza, la desinfección, la esterilización y los procedimientos relacionados, así como las pruebas y el restablecimiento de la seguridad técnica y funcional del producto usado»: Artículo 2(39) del MDR
La norma comenta que «la limpieza consiste en la eliminación, normalmente con detergente y agua, de la suciedad adherida (por ejemplo, sangre, sustancias proteicas y otros residuos) de las superficies, hendiduras, estrías, juntas y lúmenes de un producto sanitario mediante un proceso manual o automatizado que prepara los artículos para su manipulación segura y/o su procesamiento posterior».

Esterilización de instrumentos médicos con ondas electromagnéticas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cientos de millones de personas en todo el mundo se ven afectadas cada año por infecciones evitables en la atención sanitaria (HAI – healthcare-associated infections). Un número innecesariamente elevado de HAI se produce como consecuencia de la manipulación de equipos y dispositivos médicos contaminados. Estos dispositivos son vitales para salvar la vida de los pacientes y proteger a los trabajadores sanitarios, pero también es crucial que la formación, los equipos y los procedimientos estén preparados para garantizar que se limpien y desinfecten de forma segura después de su uso.
Antes de sumergirse en el proceso de desinfección de los productos sanitarios, es preciso aclarar los principios generales de la limpieza y la desinfección y algunas definiciones clave. La OMS editó una publicación que describe la descontaminación y el reprocesamiento de los productos sanitarios, en la que el proceso de descontaminación se divide en tres niveles: limpieza, desinfección y esterilización.
La limpieza es el primer paso que implica la eliminación del material biológico contagioso, el polvo y la tierra de una superficie que debe ser desinfectada. Esto se realiza manual o mecánicamente utilizando agua con detergentes o productos enzimáticos. Una vez eliminado el material físico, el segundo paso es la desinfección: el proceso de eliminación de los organismos productores de enfermedades para hacer que un artículo sea seguro para su manipulación. Un ejemplo sería colocar el instrumental médico en una lavadora-esterilizadora. La desinfección, por definición, sugiere el uso de un agente que inactiva casi todos los microorganismos productores de enfermedades, pero puede no lograr la misma reducción de los niveles de contaminación microbiana que la esterilización, un proceso utilizado para dejar un objeto libre de microorganismos, incluidos los virus y las esporas bacterianas. Dado que no es necesaria la esterilización de todos los artículos de atención al paciente, las políticas sanitarias deben identificar, en función del uso previsto de los artículos, si es necesaria la limpieza, la desinfección o la esterilización.

Entradas relacionadas