Esterilizar herramientas manicura en casa

Esterilizar herramientas manicura en casa

Materiales necesarios para desinfectar los utensilios

El hecho de que sean tus propios gérmenes no significa que no sea asqueroso.  Si traes tu propio equipo cuando te haces la manicura y la pedicura, asegúrate de desinfectarlo correctamente. Si los vuelves a meter en la misma bolsa en la que los trajiste, se convierte en un caldo de cultivo para las bacterias… incluso si es tu propio equipo. Los salones de belleza profesionales están obligados a fregar sus herramientas con agua y jabón para eliminar los residuos, seguido de un remojo de 10 minutos en un desinfectante de grado hospitalario y luego en un autoclave – luego empaquetado y sellado para su almacenamiento.
Si eres de las que prefieren quedarse con sus propias herramientas, te sugerimos que las desinfectes después de cada uso siguiendo la misma rutina de limpieza: Fórralos con agua y jabón, y luego sumérgelos durante al menos 10 minutos en una solución desinfectante como Barbicide, que puedes conseguir en una tienda de productos de belleza profesionales. Si no vives cerca de una tienda de productos de belleza, el alcohol para fricciones también servirá. Si es tu propio equipo, no necesitas usar el autoclave.

Procedimientos estándar de limpieza de los utensilios y equipos para el cuidado de las uñas

Higienizar y desinfectar: puede que hayas oído estas palabras mil veces juntas, pero ¿sabes realmente la diferencia entre ambas y lo que significan realmente? Entender estos términos no sólo es importante para la credibilidad de tu salón, sino también para la salud de tus clientes.
Desinfectar significa simplemente «limpiar», es decir, eliminar todos los restos visibles de una superficie. Cuando se higieniza, se elimina la mayoría de las bacterias, virus y hongos, mientras que la desinfección mata la cantidad restante. Hay que higienizar antes de desinfectar, o los restos que se desprenden de la solución desinfectante descomponen los ingredientes activos de la solución y la hacen menos eficaz.

Cómo limpiar las herramientas de uñas con barbicida

Antes de que llegue tu cliente, asegúrate de que tu mesa de manicura está completamente libre de desorden. Los restos de la clienta anterior deben estar limpios: los pañuelos y los algodones deben estar en la papelera, y las herramientas deben estar bien desinfectadas y guardadas.
Limpie toda la zona con un desinfectante de superficies, como las toallitas desinfectantes para superficies múltiples de Mundo o el spray para superficies Barbicide. Limpia la mesa con un paño desechable o con uno que se pueda lavar después de su uso.
Mientras tu cliente se lava las manos, saca tu equipo limpio del esterilizador del salón, si lo usas, o de otra zona de almacenamiento sanitario. Es esencial mantener los cajones y el puesto bien organizados, para no tener que rebuscar demasiado para encontrar lo que se necesita.
Al limar las uñas, el polvo no sólo es sucio, sino que tampoco es higiénico. Esas partículas de las uñas podrían ser portadoras de infecciones, y además no querrás respirar las sustancias químicas liberadas por el esmalte o el acrílico.
No dejes las herramientas de uñas de un solo uso en la mesa durante la manicura de tu cliente. En cuanto termines con una lima de uñas desechable, un pañuelo de papel o un palito de naranjo, ponlo en la papelera que hay junto a la mesa.

Cómo esterilizar las herramientas metálicas

Las siguientes directrices describen los procedimientos paso a paso generalmente aceptados para la limpieza (desinfección) y la desinfección de todo tipo de equipos utilizados durante los servicios de manicura y mejora, incluidos artículos como cuencos de manicura, empujadores, alicates, maquinillas, limas abrasivas y pulidores.
En el salón, todas las herramientas, utensilios, dispositivos u otras piezas de equipo deben limpiarse y desinfectarse adecuadamente antes de entrar en contacto directo con un cliente, tal y como exigen las normas y reglamentos de autorización de su región, estado o país. Utilice esta información sólo como guía; consulte la normativa específica de su estado.
Casi todo en el salón tiene una superficie dura o blanda de algún tipo. Algunos ejemplos son los tableros de las mesas de manicura y los cojines de los brazos, los cuencos para los dedos, las toallas, las limas y los esponjadores, los utensilios, etc. Cualquiera de estas superficies que entre en contacto directo con la piel de un cliente se considera «contaminada». Todas las superficies contaminadas deben ser limpiadas a fondo y adecuadamente:
Para que se considere adecuadamente limpia, una superficie debe primero ser minuciosamente restregada, libre de todo signo visible de desechos o residuos (contaminación). La limpieza adecuada consiste en la eliminación total de todos los residuos visibles de todas las superficies de las mesas, herramientas y equipos, seguida de un enjuague completo y exhaustivo con agua limpia. (véase más abajo, Métodos de limpieza adecuada)

Entradas relacionadas