Esterilizar a perros machos

Esterilizar a perros machos

Esterilización de un perro

En un intento de abordar la ausencia de información específica de cada raza sobre los trastornos articulares y los cánceres asociados a la esterilización, emprendimos un proyecto centrado en varias razas específicas mediante la recopilación y el análisis de datos con nuestra amplia base de datos de hospitales veterinarios en la que se podían aplicar los mismos criterios de diagnóstico a todas las razas. Comenzamos con razas populares bien representadas en la base de datos, inicialmente con el Golden Retriever (11, 12), el Labrador Retriever (12) y el Pastor Alemán (13). Los trastornos articulares examinados incluían la rotura o desgarro del ligamento cruzado craneal (LCC), la displasia de cadera (HD) y la displasia de codo (ED). Los cánceres examinados, que según estudios anteriores podrían verse afectados por la esterilización, fueron el linfoma/linfosarcoma (LSA), el hemangiosarcoma (HSA), los mastocitomas (MCT) y el osteosarcoma (OSA).
En los Labradores Retriever, Golden Retriever y Pastores Alemanes, hubo un aumento en la incidencia de uno o más de los trastornos articulares con la esterilización en el primer año en machos y hembras hasta una incidencia de 2-4 veces >3-5% en perros intactos. En las hembras de Golden Retriever, la esterilización a cualquier edad se asoció con la aparición de uno o más de los cánceres seguidos a 2-4 veces más que la incidencia del 5% en las hembras intactas. Pero en los Golden Retriever machos, y en los Labradores Retriever y Pastores Alemanes machos y hembras, no hubo un aumento evidente de los cánceres por encima del de los perros dejados intactos. Los análisis preliminares de algunas razas de perros pequeños no revelaron un aumento aparente de los riesgos de trastornos articulares con la esterilización. Por lo tanto, las investigaciones realizadas revelaron una amplia gama de diferencias específicas de las razas en cuanto a la vulnerabilidad a las enfermedades con la esterilización.

Efectos secundarios de la esterilización de un perro

En un intento de abordar la ausencia de información específica de cada raza sobre los trastornos articulares y los cánceres asociados a la esterilización, emprendimos un proyecto centrado en varias razas específicas mediante la recopilación y el análisis de datos con nuestra amplia base de datos de hospitales veterinarios en la que se podían aplicar los mismos criterios de diagnóstico a todas las razas. Empezamos con razas populares bien representadas en la base de datos, inicialmente con el Golden Retriever (11, 12), el Labrador Retriever (12) y el Pastor Alemán (13). Los trastornos articulares examinados incluían la rotura o desgarro del ligamento cruzado craneal (LCC), la displasia de cadera (HD) y la displasia de codo (ED). Los cánceres examinados, que según estudios anteriores podrían verse afectados por la esterilización, fueron linfoma/linfosarcoma (LSA), hemangiosarcoma (HSA), mastocitomas (MCT) y osteosarcoma (OSA).
En los Labradores Retriever, Golden Retriever y Pastores Alemanes, hubo un aumento en la incidencia de uno o más de los trastornos articulares con la esterilización en el primer año en machos y hembras hasta una incidencia de 2-4 veces >3-5% en perros intactos. En las hembras de Golden Retriever, la esterilización a cualquier edad se asoció con la aparición de uno o más de los cánceres seguidos a 2-4 veces más que la incidencia del 5% en las hembras intactas. Pero en los Golden Retriever machos, y en los Labradores Retriever y Pastores Alemanes machos y hembras, no hubo un aumento evidente de los cánceres por encima del de los perros dejados intactos. Los análisis preliminares de algunas razas de perros pequeños no revelaron un aumento aparente de los riesgos de trastornos articulares con la esterilización. Por lo tanto, las investigaciones realizadas revelaron una amplia gama de diferencias específicas de las razas en cuanto a la vulnerabilidad a las enfermedades con la esterilización.

Perro esterilizado

Esterilizar a los perros y gatos machos evita que se extravíen cuando las hembras «en celo» están en el vecindario y también reduce la posibilidad de que el macho se meta en peleas o sea atropellado por un vehículo de motor, lo que puede resultar costoso en términos de honorarios veterinarios.
Cada año se practica la eutanasia a miles de animales en organizaciones de protección animal de toda Sudáfrica; la esterilización de la hembra ayudaría a reducir esta tragedia. El coste en términos de eutanasia, entierro/incineración e incluso estrés humano es enorme.
Las perras y gatas no esterilizadas pueden infectarse con enfermedades de transmisión sexual o piometra (pus en el útero); estas afecciones no siempre pueden curarse y pueden llevar a la eutanasia de su mascota. Se vuelven desobedientes, inquietos y ruidosos cuando están en celo. Si no se mantienen en casa corren el riesgo de ser cubiertos. Provocan el vagabundeo de los machos no castrados en el vecindario y corren el riesgo de sufrir lesiones por peleas o como consecuencia de accidentes de tráfico.
No siempre son capaces de parir de forma natural, lo que supone un elevado coste veterinario, ya que puede ser necesario realizar cesáreas y/o surgir otras complicaciones. Muchos animales mueren durante el parto. Una gata no esterilizada entrará en celo aproximadamente cada 3 semanas durante unos 7 días hasta que se quede preñada, lo que puede ocurrir a partir de los 4 meses de edad.

Perro castrado después de 1 año

En un intento de abordar la ausencia de información específica de cada raza sobre los trastornos articulares y los cánceres asociados a la esterilización, emprendimos un proyecto centrado en varias razas específicas mediante la recopilación y el análisis de datos con nuestra amplia base de datos de hospitales veterinarios, en la que se podían aplicar los mismos criterios de diagnóstico a todas las razas. Comenzamos con razas populares bien representadas en la base de datos, inicialmente con el Golden Retriever (11, 12), el Labrador Retriever (12) y el Pastor Alemán (13). Los trastornos articulares examinados incluían la rotura o desgarro del ligamento cruzado craneal (LCC), la displasia de cadera (HD) y la displasia de codo (ED). Los cánceres examinados, que según estudios anteriores podrían verse afectados por la esterilización, fueron el linfoma/linfosarcoma (LSA), el hemangiosarcoma (HSA), los mastocitomas (MCT) y el osteosarcoma (OSA).
En los Labradores Retriever, Golden Retriever y Pastores Alemanes, hubo un aumento en la incidencia de uno o más de los trastornos articulares con la esterilización en el primer año en machos y hembras hasta una incidencia de 2-4 veces >3-5% en perros intactos. En las hembras de Golden Retriever, la esterilización a cualquier edad se asoció con la aparición de uno o más de los cánceres seguidos a 2-4 veces más que la incidencia del 5% en las hembras intactas. Pero en los Golden Retriever machos, y en los Labradores Retriever y Pastores Alemanes machos y hembras, no hubo un aumento evidente de los cánceres por encima del de los perros dejados intactos. Los análisis preliminares de algunas razas de perros pequeños no revelaron un aumento aparente de los riesgos de trastornos articulares con la esterilización. Por lo tanto, las investigaciones realizadas revelaron una amplia gama de diferencias específicas de las razas en cuanto a la vulnerabilidad a las enfermedades con la esterilización.

Entradas relacionadas