Autoclave para esterilizar coko se ussa

Autoclave para esterilizar coko se ussa

Materiales que se pueden esterilizar en autoclave

Los autoclaves proporcionan un método físico de desinfección y esterilización. Funcionan con una combinación de vapor, presión y tiempo. Los autoclaves funcionan a alta temperatura y presión para matar microorganismos y esporas.
Se utilizan para descontaminar determinados residuos biológicos y esterilizar medios, instrumentos y material de laboratorio. Se recomienda que los residuos médicos regulados que puedan contener bacterias, virus y otros materiales biológicos se inactiven mediante autoclave antes de su eliminación.
Los indicadores de cinta son cintas de papel adhesivas con marcas químicas sensibles al calor.    Los indicadores de cinta cambian de color o muestran rayas diagonales, las palabras «estéril» o «autoclave» cuando se exponen a temperaturas de 121°C.    Los indicadores de cinta suelen colocarse en el exterior de la carga de residuos.    Si la cinta sensible a la temperatura no indica que se ha alcanzado una temperatura de al menos 121°C durante el proceso de esterilización, la carga no se considera descontaminada.      Si los indicadores de la cinta fallan en dos cargas consecutivas, notifique al responsable de seguridad de su departamento.

Proceso de esterilización en autoclave

Un autoclave es una máquina utilizada para llevar a cabo procesos industriales y científicos que requieren una temperatura y una presión elevadas en relación con la presión/temperatura ambiente. Los autoclaves se utilizan en aplicaciones médicas para realizar la esterilización y en la industria química para curar revestimientos y vulcanizar caucho y para la síntesis hidrotérmica. Los autoclaves industriales se utilizan en aplicaciones industriales, especialmente en la fabricación de materiales compuestos.
Muchos autoclaves se utilizan para esterilizar equipos y suministros sometiéndolos a vapor saturado presurizado a 121 °C (250 °F) durante unos 15-20 minutos, dependiendo del tamaño de la carga y del contenido.[1] El autoclave fue inventado por Charles Chamberland en 1879,[2] aunque un precursor conocido como digestor de vapor fue creado por Denis Papin en 1679.[3] El nombre proviene del griego auto-, que significa en última instancia, auto, y del latín clavis que significa llave, por lo que es un dispositivo de autocierre.[4]
Los autoclaves de esterilización se utilizan ampliamente en microbiología y micología, medicina y fabricación de prótesis, tatuajes y perforaciones corporales, y en la práctica funeraria. Varían en tamaño y función según el medio a esterilizar y a veces se denominan retortas en las industrias química y alimentaria.

Autoclave

El proceso de esterilización en un autoclave puede ser bastante difícil. Por ejemplo, cuando se esterilizan líquidos o sólidos (instrumentos, material de vidrio, filtros o textiles) para su posterior uso en el laboratorio, el proceso de esterilización debe garantizar la obtención de un producto estéril, reproducible en cualquier momento. Los productos esterilizados para su uso en el laboratorio no pueden someterse a pruebas de esterilidad, ya que esto los contaminaría de nuevo y, por tanto, no podrían seguir utilizándose en el laboratorio. La validación de los procesos de esterilización por vapor se ha convertido en una cuestión cada vez más importante para garantizar resultados reproducibles que puedan ser verificados. Además, en general hay que tener en cuenta los aspectos de seguridad cuando se esteriliza en autoclave, y en particular cuando se esterilizan líquidos. La esterilización se realiza generalmente a una temperatura de 121⁰C. Esto corresponde a una presión de vapor de aproximadamente 2 bares. Estas altas temperaturas y la presión resultante pueden suponer un considerable potencial de riesgo para el operario, si el proceso de autoclave tiene fallos de diseño o no se ejecuta correctamente.
La esterilización de líquidos es una de las tareas más exigentes del laboratorio. Los procesos de esterilización pueden durar mucho tiempo, los frascos deben estar abiertos o al menos ventilados, parte del líquido hervirá, los líquidos pueden desbordarse y los frascos pueden incluso reventar. Otra cuestión que hay que abordar es si los líquidos del interior de los frascos alcanzan la temperatura de esterilización requerida (por ejemplo, 121°C) y cuándo pueden sacarse con seguridad del autoclave una vez finalizado el proceso de esterilización.

Autoclave para esterilizar coko se ussa en línea

La esterilización en autoclave es el método más eficaz para esterilizar los equipos de laboratorio, especialmente los productos de manipulación de líquidos, con el fin de eliminar las bacterias, los virus, los hongos y las esporas nocivas. El proceso de autoclave aprovecha el fenómeno de que el punto de ebullición del agua (o del vapor) aumenta cuando se encuentra bajo alta presión. Se realiza en una máquina conocida como Autoclave donde se aplica alta presión con una temperatura recomendada de 250°F (121°C) durante 15-20 minutos para esterilizar el equipo. El autoclave o esterilizador de vapor se utiliza en varias industrias, como la medicina, la odontología, la microbiología y la veterinaria.
El digestor de vapor, ahora comúnmente conocido como olla a presión, fue inventado por el médico francés Denis Papin alrededor de 1681 para la preparación de alimentos. El autoclave fue reinventado para uso médico y científico por Charges Chamberland en 1879.
Finalmente, la tecnología moderna de autoclaves se introdujo con el primer esterilizador de vapor a presión en 1933, que controlaba el rendimiento de la esterilización midiendo la temperatura en la cámara. Con el paso del tiempo, se introdujeron muchas tecnologías, como los ciclos de prevacío en 1958, y la presión-impulso de vapor en 1987, con una versión mejorada del autoclave.

Entradas relacionadas