Autoclave aparato que sirve para esterilizar

Autoclave aparato que sirve para esterilizar

Autoclave

Los autoclaves proporcionan un método físico de desinfección y esterilización. Funcionan con una combinación de vapor, presión y tiempo. Los autoclaves funcionan a alta temperatura y presión para matar microorganismos y esporas.
Se utilizan para descontaminar determinados residuos biológicos y esterilizar medios, instrumentos y material de laboratorio. Se recomienda que los residuos médicos regulados que puedan contener bacterias, virus y otros materiales biológicos se inactiven mediante autoclave antes de su eliminación.
Los indicadores de cinta son cintas de papel adhesivas con marcas químicas sensibles al calor.    Los indicadores de cinta cambian de color o muestran rayas diagonales, las palabras «estéril» o «autoclave» cuando se exponen a temperaturas de 121°C.    Los indicadores de cinta suelen colocarse en el exterior de la carga de residuos.    Si la cinta sensible a la temperatura no indica que se ha alcanzado una temperatura de al menos 121°C durante el proceso de esterilización, la carga no se considera descontaminada.      Si los indicadores de la cinta fallan en dos cargas consecutivas, notifique al responsable de seguridad de su departamento.

Ver más

La esterilización en autoclave es el método más eficaz para esterilizar los equipos de laboratorio, especialmente los productos de manipulación de líquidos, con el fin de eliminar las bacterias, los virus, los hongos y las esporas nocivas. El proceso de autoclave aprovecha el fenómeno de que el punto de ebullición del agua (o del vapor) aumenta cuando se encuentra bajo alta presión. Se realiza en una máquina conocida como Autoclave donde se aplica alta presión con una temperatura recomendada de 250°F (121°C) durante 15-20 minutos para esterilizar el equipo. El autoclave o esterilizador de vapor se utiliza en varias industrias, como la medicina, la odontología, la microbiología y la veterinaria.
El digestor de vapor, ahora comúnmente conocido como olla a presión, fue inventado por el médico francés Denis Papin alrededor de 1681 para la preparación de alimentos. El autoclave fue reinventado para uso médico y científico por Charges Chamberland en 1879.
Finalmente, la tecnología moderna de autoclaves se introdujo con el primer esterilizador de vapor a presión en 1933, que controlaba el rendimiento de la esterilización midiendo la temperatura en la cámara. Con el paso del tiempo, se introdujeron muchas tecnologías, como los ciclos de prevacío en 1958, y la presión-impulso de vapor en 1987, con una versión mejorada del autoclave.

Tuttnauer 1730 valueklave

Uno de los primeros pasos hacia la modernización de la esterilización fue dado por Nicolas Appert, quien descubrió que la aplicación de calor durante un periodo adecuado ralentizaba la descomposición de los alimentos y diversos líquidos, conservándolos para su consumo seguro durante un tiempo más largo del habitual. El enlatado de alimentos es una extensión del mismo principio y ha contribuido a reducir las enfermedades de origen alimentario («intoxicación alimentaria»). Otros métodos de esterilización de alimentos son la irradiación de alimentos[3][4] y la alta presión (pascalización)[5].
Un proceso de esterilización de los alimentos es el tratamiento térmico. El tratamiento térmico hace que desaparezca la actividad bacteriana y enzimática, con lo que se reducen las posibilidades de que los alimentos sean de baja calidad y se mantiene la vida útil de los alimentos no perecederos. Un tipo específico de tratamiento térmico utilizado es la esterilización UHT (temperatura ultra alta). Este tipo de tratamiento térmico se centra en la esterilización a más de 100 grados Celsius. Dos tipos de esterilización UHT son la esterilización por calor húmedo y la esterilización por calor seco. Durante la esterilización por calor húmedo, las temperaturas que se utilizan varían entre 110 y 130 grados Celsius. La esterilización por calor húmedo dura entre 20 y 40 minutos, siendo el tiempo más corto cuanto mayor sea la temperatura. El uso de la esterilización por calor seco utiliza tiempos más largos de susceptibilidad que pueden durar hasta 2 horas y que utilizan temperaturas mucho más altas en comparación con la esterilización por calor húmedo. Estas temperaturas pueden oscilar entre 160 y 180 grados centígrados.

Filtración

Este artículo contiene contenido que está escrito como un anuncio. Por favor, ayuda a mejorarlo eliminando el contenido promocional y los enlaces externos inapropiados, y añadiendo contenido enciclopédico escrito desde un punto de vista neutral. (Octubre de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Autoclave de residuos» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (mayo de 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Un autoclave de residuos es una forma de tratamiento de residuos sólidos que utiliza el calor, el vapor y la presión de un autoclave industrial en el procesamiento de residuos. Los autoclaves de residuos procesan los residuos en lotes o en procesos de flujo continuo. En los procesos por lotes, se bombea vapor saturado en el autoclave a temperaturas de alrededor de 160 °C.[1] La presión del vapor en el recipiente se mantiene hasta 6 bares (manométricos) durante un período de hasta 45 minutos para permitir que el proceso «cocine» completamente los residuos. El proceso de autoclave proporciona una tasa muy alta de eliminación de patógenos y virus, aunque los productos fibrosos que salen del proceso son susceptibles a las bacterias y los hongos, ya que tienen un alto contenido de almidón, celulosa y aminoácidos. Cuando se diseña para esterilizar residuos que contienen principalmente líquidos, un autoclave de residuos se conoce como sistema de descontaminación de efluentes.

Entradas relacionadas