Desinfectar tierra con cal

Desinfectar tierra con cal

Demasiada cal en el suelo

Cuando el suelo que tienes es demasiado ácido, con un pH de 5,5 o inferior, lo que tienes es un suelo que, por su composición, bloquea algunos minerales esenciales para las plantas como el hierro y el magnesio. Aunque hay muchas especies que crecen de maravilla en él, hay otras que tienen muchos problemas. Para solucionarlos, o incluso para prevenirlos, es muy recomendable añadir cal. Pero, ¿sabías que hay diferentes tipos? Cada uno de ellos tiene diferentes utilidades, así que vamos a verlos todos para comprar el que necesitamos.
La cal se encuentra en la naturaleza y está compuesta principalmente por carbonato de calcio (CaCO3). Cuando el CaCO3 se pasa a hornos con una temperatura de 1200ºC, se obtiene óxido de calcio (CaO), que es lo que se conoce como cal viva. Teniendo en cuenta esto, existen tres tipos de cal:
Esta cal es la más utilizada en jardinería para mejorar el suelo y elevar el pH. Con ello se consigue que las plantas puedan asimilar mucho mejor los nutrientes, sin olvidar que aporta calcio. También se utiliza para controlar los hongos típicos de los suelos ácidos. No es más que un material alcalinizante que se considera un excelente neutralizador de la acidez de los suelos y un corrector del pH. La mayoría de las veces el suelo tiene problemas de acidez debido a la excesiva percolación de la lluvia. También puede ocurrir que el suelo comience a volverse más ácido desde que utilizamos fertilizantes excesivamente acidificantes, dejamos que los residuos de los cultivos se descompongan y aplicamos abonos orgánicos a los cultivos.

Compuesto químico hidróxido de calcio

La aplicación de cal al suelo eleva los niveles de hidrógeno del mismo. La medida de la concentración de iones de hidrógeno se representa con el símbolo «pH». La mayoría de los problemas del césped se producen porque el suelo tiene niveles bajos de pH. Si el suelo no tiene suficiente pH, es probable que tenga niveles más altos de contenido ácido. Los céspedes con suelo ácido no podrán absorber los nutrientes correctamente. Como resultado, la hierba de estos céspedes no crecerá bien.
La cal es un aditivo para el suelo compuesto por carbonato de calcio, que tiene el poder de reducir los niveles de acidez y elevar los niveles de pH del suelo. Una vez conseguido este equilibrio, tendrás un césped sano en el que tu hierba y tus plantas podrán crecer adecuadamente. Para que esto ocurra, es importante saber el tipo de cal que hay que aplicar y el momento adecuado para hacerlo. Eso es algo que un especialista en el cuidado del césped puede hacer por usted.
Puede sospechar que su suelo necesita atención profesional. Para estar tranquilo, puede hacer que se analicen los niveles de pH de su suelo para ver cuál es el nivel de acidez. Puedes optar por que un profesional se encargue de esta tarea, o si te apetece afrontarla tú mismo, puedes conseguir un aparato para analizar el pH en cualquier tienda de electrodomésticos. Sólo tienes que colocar una muestra de tu suelo en el aparato, y éste podrá darte una medida de su nivel de pH. La medición se realiza en una escala de 0 a 14. Cualquier valor inferior a 7 significa que el suelo es ácido. Cualquier valor superior a 7 significa que su suelo es saludable.

Wikipedia

La cal agrícola, también llamada aglima, cal agrícola, cal de jardín o encalado, es un aditivo para el suelo hecho de piedra caliza o tiza pulverizada. El principal componente activo es el carbonato de calcio. Los productos químicos adicionales varían en función de la fuente mineral y pueden incluir óxido de calcio. A diferencia de los tipos de cal llamados cal viva (óxido de calcio) y cal apagada (hidróxido de calcio), la piedra caliza en polvo no requiere la combustión de la cal en un horno de cal; sólo requiere la molienda. Todos estos tipos de cal se utilizan a veces como acondicionadores del suelo, con el tema común de proporcionar una base para corregir la acidez, pero la cal para los campos de cultivo hoy en día suele ser piedra caliza triturada. Históricamente, el encalado de los campos agrícolas en siglos pasados se hacía a menudo con cal quemada; la diferencia se explica, al menos en parte, por el hecho de que la molienda fina de piedra y mineral a escala de producción masiva y asequible se basa en tecnologías desarrolladas desde mediados del siglo XIX.
Otras formas de cal tienen aplicaciones comunes en la agricultura y la jardinería, como la cal dolomítica y la cal hidratada. La cal dolomítica puede utilizarse como aporte al suelo para proporcionar efectos similares a los de la cal agrícola, aportando al mismo tiempo magnesio además de calcio. En ganadería, la cal hidratada puede utilizarse como medida desinfectante, produciendo un entorno seco y alcalino en el que las bacterias no se multiplican fácilmente. En la horticultura puede utilizarse como repelente de insectos, sin causar daños a la plaga ni a la planta.

Dónde comprar cal para el suelo

La cal agrícola, también llamada aglomerado, cal agrícola, cal de jardín o encalado, es un aditivo para el suelo elaborado a partir de piedra caliza o tiza pulverizada. El principal componente activo es el carbonato cálcico. Los productos químicos adicionales varían en función de la fuente mineral y pueden incluir óxido de calcio. A diferencia de los tipos de cal llamados cal viva (óxido de calcio) y cal apagada (hidróxido de calcio), la piedra caliza en polvo no requiere la combustión de la cal en un horno de cal; sólo requiere la molienda. Todos estos tipos de cal se utilizan a veces como acondicionadores del suelo, con el tema común de proporcionar una base para corregir la acidez, pero la cal para los campos de cultivo hoy en día suele ser piedra caliza triturada. Históricamente, el encalado de los campos agrícolas en siglos pasados se hacía a menudo con cal quemada; la diferencia se explica, al menos en parte, por el hecho de que la molienda fina de piedra y mineral a escala de producción masiva y asequible se basa en tecnologías desarrolladas desde mediados del siglo XIX.
Otras formas de cal tienen aplicaciones comunes en la agricultura y la jardinería, como la cal dolomítica y la cal hidratada. La cal dolomítica puede utilizarse como aporte al suelo para proporcionar efectos similares a los de la cal agrícola, aportando al mismo tiempo magnesio además de calcio. En ganadería, la cal hidratada puede utilizarse como medida desinfectante, produciendo un entorno seco y alcalino en el que las bacterias no se multiplican fácilmente. En la horticultura puede utilizarse como repelente de insectos, sin causar daños a la plaga ni a la planta.

Entradas relacionadas